Un juez reconoce una discapacidad permanente permanente a un trabajador con fibromialgia

El Juzgado Social número 32 de Madrid ha reconocido la incapacidad permanente total de un auxiliar de enfermería con fibromialgia, cuyas tareas eran ayudar en la higiene de los pacientes, «soportar todo el peso de estas personas al cancelar o reducir por completo sus funciones de movilidad».

Esto se afirma en una sentencia, a la que Europa Press ha tenido acceso, en la que la demanda realizada por la parte afectada se estima parcialmente, a través del bufete de abogados Martínez-Echevarría, contra el Instituto Nacional de Seguridad Social y la Tesorería General de Seguridad Social

Por lo tanto, “una persona en una situación de discapacidad permanente debido a una enfermedad común, en un grado de incapacidad permanente total para su profesión de auxiliar de enfermería, tiene derecho a recibir una pensión mensual del 55 por ciento de la base reguladora de 1,069.43 euros, con efectos económicos desde noviembre de 2017 y con las compensaciones que proceden en la ley ».

El Tribunal rechaza la opinión del Instituto Nacional de Seguridad Social, que rechazó administrativamente la atribución de la enfermedad con un grado de discapacidad total y no reconoció la discapacidad resultante de la fibromialgia. Ahora, el afectado ha logrado este reconocimiento de enfermedad común.

La calidad de vida en personas con fibromialgia se ve ampliamente afectada, especialmente en las áreas de función física, actividad intelectual, estado emocional y calidad del sueño, lo que tiene una influencia decisiva en la capacidad para trabajar, así como la vida familiar y social. .

Los abogados de Martínez Echevarría han enfatizado que se ha demostrado que la imagen diagnóstica que afectó a la trabajadora era “totalmente” incompatible con su actividad profesional, debido al “profundo dolor causado por la enfermedad y los brotes periódicos que surgieron en ciertas partes del organismo”. “.

Las tareas del auxiliar de enfermería consistían en ayudar a la higiene de los usuarios, soportar todo el peso de estas personas al cancelar o reducir por completo sus funciones de movilidad.

“Además del baño, desempeños fundamentales como el peinado, el cepillo de dientes o la limpieza de dentaduras postizas, el afeitado, el cuidado de las uñas y otros similares, también en las facetas de los alimentos y la disposición de la habitación”, dijeron los abogados.

El solicitante incluso tenía recomendaciones para evitar tomar peso, carga y sobrecarga del hombro, movimientos articulares repetitivos de pie prolongado. Y tenía un informe de ajuste de trabajo debido a estas limitaciones, que el INSS no tuvo en cuenta para la determinación de la incapacidad permanente absoluta.

La abogada Inmaculada Parrado, de la firma mencionada, ha indicado que «la situación de incapacidad permanente absoluta para todo trabajo ha sido entendida por la jurisprudencia teniendo en cuenta sus antecedentes históricos, su espíritu y su propósito, en el sentido de que solo debe ser reconocido quién está privado de cualquier posibilidad de realizar tareas laborales

compartir este

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *