Fibromialgia: el dolor que grita silenciosamente e invalida la vida.

Fibromialgia: el dolor que grita silenciosamente e invalida la vida.

La fibromialgia (FM) es un síndrome caracterizado por dolor crónico, generalizado y agudo delimitado por puntos dolorosos, los denominados “puntos sensibles”. Ataca no solo la musculatura estriada, sino también tendones y ligamentos.

Todas estas condiciones clínicas asociadas dan como resultado una pésima calidad de vida, donde incluso las actividades rutinarias del individuo se realizan con un gran costo físico y cognitivo.

En cuanto a la incidencia, afecta del 2 al 5% de la población mundial, predominantemente mujeres de entre 30 y 50 años, aunque afecta a otros grupos de edad e independientemente del sexo.

Aunque en la Fibromialgia el dolor no es visible, es real y causa mucho sufrimiento e incomodidad. Sin embargo, la gente generalmente lo malinterpreta por falta de información. Quizás porque solo se toma en serio lo visible.

Es decir, lo que la persona reporta como dolor y su intensidad es un tema muy subjetivo, que puede ser considerado una pereza o una excusa para escapar de la responsabilidad.

Aunque en la fibromialgia el dolor no es visible y “grita en silencio”, esto no significa que sea menos punzante que cualquier otro dolor.

Para facilitar este razonamiento, me gustaría hacer una comparación: cuando una persona tiene un accidente y se rompe un brazo o una pierna, por ejemplo, el dolor causado por un traumatismo mecánico se observa mediante exámenes clínicos, cuando un corte es profundo, provocando sangrado, el dolor es comprendido y ayudado por la dramática imagen que allí se presenta.

En hematomas, dislocaciones e hinchazón provocadas por golpes o cualquier traumatismo mecánico, hay un hallazgo doloroso visible; en quemaduras, ídem. En enfermedades cuyos síntomas son observables, se acepta y se comprende el dolor.

En los síndromes y trastornos dolorosos, el dolor físico y / o emocional pertenece a quien lo siente, a quien lo sufre, y no es fácil de socializar por su falta de visibilidad y, por ello, muchas veces incluso desacreditado.

Profesionales que trabajan en el tratamiento de la fibromialgia:

Reumatólogo, Osteópata, Psicólogo, Fisioterapeuta, Psiquiatra, Educador Físico, Retoproctólogo, entre otros.

Diagnóstico:

Debido a que tiene síntomas en común con otras enfermedades reumáticas, la Fibromialgia es difícil de diagnosticar, lo cual es eminentemente clínico y se realiza excluyendo otras condiciones médicas.

Para completar el diagnóstico, el dolor musculoesquelético debe ser agudo, difuso, persistente, en ambos lados del cuerpo y durante al menos 3 meses.

La fibromialgia presenta una constelación de síntomas que se presentarán a continuación, siendo un verdadero imán para el desarrollo de enfermedades y trastornos secundarios, las llamadas comorbilidades.

Por esta razón, si se identifica con los síntomas, busque un reumatólogo. Cuanto antes sea el tratamiento, mejor será el pronóstico.

La importancia de la psicoterapia en el tratamiento de la fibromialgia:

En la vida práctica, no hay separación entre la salud física y emocional, ya que ambas están integradas, interfiriendo directamente entre sí. Principalmente en síndromes, como la Fibromialgia, en los que no se observa ni se diagnostica mediante exámenes clínicos, es necesario comprender cómo cada individuo percibe y experimenta su dolor, así como cómo afronta el estrés diario.

Comprender el dolor es un proceso complejo y en este contexto es fundamental trabajar los pensamientos, sentimientos, emociones, comportamientos y creencias distorsionados asociados a la percepción del dolor y lo que representa para cada persona en particular.

Como el dolor está directamente relacionado con el estrés, aumentando su intensidad cuando la persona está sobrecargada y asfixiada, el trabajo psicoterapéutico es importante no solo para la valoración del manejo del estrés en sí, sino para el análisis de los propios síntomas de la Fibromialgia, que suelen incluir ansiedad y sintomas depresivos.

Trabajar en los contenidos subyacentes de los síntomas presentados para una mejor comprensión de cuáles fueron los desencadenantes externos y especialmente los factores ambientales internos que ayudaron a manifestar y / o mantener percepciones distorsionadas y disfuncionales relacionadas con la cronicidad del dolor, es una parte importante de la proceso de tratamiento Fibromialgia.

No menos importante es trabajar mediante técnicas psicoterapéuticas sobre problemas cognitivos como la concentración y la memoria.

Los síntomas de la fibromialgia:

Neuralgia: dolor que se produce en un nervio o grupo de nervios que provoca una molestia dolorosa;

Problemas digestivos: estreñimiento o diarrea;

Tensión muscular: dolor causado por contractura, con rigidez muscular principalmente en la zona del cuello, hombros y espalda;

Síntomas de ansiedad : aprensión constante, preocupación excesiva y tendencia a catastrofizar pequeños eventos;

Hinchazón: causada por la retención de líquido intercelular;

Dolor musculoesquelético crónico , difuso, agudo, en partes del cuerpo y con sensación de “ardor”;

Fatiga crónica: el cansancio está directamente relacionado con los problemas del sueño, incluido el insomnio en sí, así como con la dificultad para mantener un sueño reparador, además de un déficit de vitaminas y minerales específicos que probablemente deban ser reemplazados solo después de la evaluación de un médico o nutricionista;

Parestesia: hormigueo y entumecimiento principalmente en las extremidades (manos y pies);

Dismenorrea: calambres menstruales severos;

Síntomas depresivos: mal humor, anhedonia, sensación de vacío, que nada tiene sentido, desánimo, pensamientos negativos, desesperanza, entre otros;

Problemas cognitivos: dificultad para concentrarse y memoria;
Taquicardia: “golpe” en el pecho, palpitaciones;

Lea también: La depresión duele físicamente explica la ciencia

Dolores de cabeza: este síntoma es muy recurrente en pacientes con Fibromialgia, especialmente dolores de cabeza de tipo tensional;

Calambres: Una de las principales causas de los calambres es la falta de minerales esenciales que participan en el proceso de contracción muscular;

Síndrome del intestino irritable: disfunción multifactorial caracterizada por la contractura del intestino delgado y grueso, que provoca dolor durante el proceso final de la digestión. Se relaciona con la ansiedad y el mal manejo del estrés diario, entre otros factores clínicos;

Dolor pélvico: dolor en la parte inferior del abdomen (“pie del vientre”). En el caso específico de la Fibromialgia, se relaciona con problemas intestinales;

“Puntos sensibles” o puntos dolorosos: dolor al tocar al menos 11 puntos de un total de 18 puntos;

Dolor temporomandibular: el área temporomandibular es la articulación entre el hueso temporal y la mandíbula (ATM). Consulte a un osteópata si experimenta puntos de dolor en la musculatura que rodea estas estructuras óseas y articulaciones.

Problemas de sueño: ya sea ​​para iniciar o mantener un sueño de calidad. Por no tener un sueño reparador, la persona se despierta sintiéndose cansada, como si no hubiera dormido;

Consideraciones finales:

Algunos pacientes con fibromialgia informan que el dolor de sus músculos, tendones, ligamentos y huesos “surgió de la nada”, pero no es así como sucede.

Todo en la vida, así como el dolor en el cuerpo, tiene una razón de existir. El dolor es un importante mecanismo de defensa que protege nuestro cuerpo contra lesiones externas, incluso preservándonos de la muerte.

El dolor es la advertencia de que el cuerpo está en peligro de muerte.

¿Alguna vez has imaginado a una persona que se cae y se rompe un hueso o sangra, si no siente dolor no podrá tomar las medidas necesarias? Y según la intensidad del dolor, estas medidas necesitarán urgentemente reestructurar lo lesionado.

Sin embargo, los estudios indican que en el caso de la Fibromialgia, las personas que la padecen son hipersensibles a la sensación de dolor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *