La evaluación incapacitante de la fibromialgia y síndrome de fatiga crónica en materia administrativa y judicial

La fibromialgia (FM) y el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), enfermedades de sensibilización central, no siempre se definen científicamente. En algunos casos, el uso de un lenguaje poético y metafórico, se habla de “dolor del alma en el cuerpo” o incluso “la enfermedad sin nombre”. Pero tal vez la mejor calificación que es considerado como “enfermedades políticamente incorrectas” porque su mala evaluación sugiere administrativa y también, indirectamente, deficiencias judiciales, cuando se trata de apreciar su naturaleza incapacitante en los niveles de impuestos y no contributiva.

Entre las deficiencias de la evaluación del sistema judicial, no son de carácter general y específico. Respecto al primero, la Ley 24/1997, de 15 de julio, la Consolidación y Racionalización de la Seguridad Social – EDL 1997/24024 – establecido nuevos contenidos para el arte. 137 LGSS – EDL 1994 / 16443-, basado en la graduación de la discapacidad. Fue pensado para hacer frente a la disminución en el porcentaje de capacidad de acuerdo a una lista de enfermedades que sería aprobado. papel restaron a los jueces en esta zona siempre tuvo un importante criterio. Sin embargo, la nueva redacción de dicha disposición no era autosuficiente, ya que requiere un desarrollo reglamentario que después de tantos años, todavía no ha ocurrido o puede ocurrir debido a las dificultades que entraña. La aprobación de una lista de estas características habría sido una buena oportunidad para incorporar, al igual que otros sistemas extranjeros, FM y SFC.

A continuación, ofrece la paradoja de un nuevo sistema, que no se aplica, y un sistema antiguo que sigue, sin embargo, en funcionamiento: la regulación anterior y todavía en vigor del arte. 137 – EDL 1994/16443 – en sus diversas secciones: de 3 a 7, que define los diferentes grados, utilizando las fórmulas abiertos. Sin embargo, este sistema tiene importantes deficiencias. Las definiciones de Art. 137 LGSS tautologías son verdaderas porque nada definir realmente la hora de explicar lo mismo con otras palabras. Digamos, por ejemplo, como en la cuarta sección, que no es apta para su profesión habitual que no pueden realizar todas o las principales tareas de la misma, es decir más bien poco o más bien no decir nada.

Tales secciones – EDL 1994/16443 – también no como conceptos legales estrictas, compatibles con múltiples soluciones justas pero sólo uno: el beneficiario está deshabilitado o no, pero no hay términos intermedios.

Por último, su aplicación no es una pregunta enfocada a la derecha: elegir el bien o interpretar, pero en la regla de hecho, ya que se trata de subsumir el supuesto concreto, lo que ofrece la realidad, dentro de las amplias disposiciones de dicho artículo y sección de hormigón – EDL 1994 / 16443 -.

Las deficiencias y dificultades resultantes han obligado a los tribunales para utilizar diversas técnicas. Por ejemplo, recuperar las pocas escamas o listas que ya no están en vigor. En el caso de Accidentes en el Trabajo 1956 – EDL 1956/43 – que no constituye una lista exhaustiva de las enfermedades por lo que el SFC, FM, o el síndrome químico múltiple, incluso, que se refiere a lo anterior, no son lógicamente dentro de sus disposiciones cuando se trata de “nuevas enfermedades”.

Esta escasez ha obligado a la elaboración de directrices esenciales. Por ejemplo, el estado físico no es susceptible de división en compartimentos estancos. Este criterio es de gran importancia en el campo de las enfermedades que estudiamos, como se discutió en las Tablas FM o SFC suelen aparecer otras enfermedades, consecuencia o no de los de la naturaleza, especialmente psíquica.

La cuestión está regulada en todo caso, por una circunstancia individualizados casuísticas puramente circunstancial. Dijo el Marañón doctor que no hay enfermedades sino enfermos, que ya es un cliché, y esta característica también es predicable de un punto de vista jurídico, porque sólo hay discapacidades de movilidad reducida cuando las mismas o similares dolencias caja pueden afectar de forma diferente dependiendo del tipo trabajador o beneficiario de que se trate.

Existe, por lo tanto, las declaraciones definitivas con respecto a los patrones Sala Cuarta que justifican el reconocimiento de una situación incapacitante cuando se trata de este tipo de dolencias. El recurso de unificación de doctrina no es adecuado para decidir sobre cuestiones tales instrumentos. Estos son los casos en los que el fiscal trasciende la fijación singular y evaluación de los hechos y no a la determinación del significado de la regla en una línea general de interpretación (basado en FM, entre otros, el auto 16-2 -2011 – EDJ 2011 / 14523 -).

Es cierto que en algunos casos por la Sala Cuarta de la finalidad de la acción se ve obligado a hacer frente a las cuestiones de hecho y en relación con las tablas específicas, como ha ocurrido en términos de audición o limitaciones visuales. Sin embargo, cuando los abogados buscan que en el caso de FM o SFC, es atrevido, o al menos ingenua no es admisible, con la correspondiente pérdida de tiempo y dinero de sus clientes.

II. La ausencia de listas y escalas utilizadas comúnmente

El resto de los problemas que surgen en relación con la calificación de estas enfermedades son específicas para ellos. Por ejemplo, el hecho de que no previstos específicamente en las listas correspondientes.

No están en la escala de la no – lesiones incapacitantes permanentes. El arte. 150 LGSS – EDL 1994/16443 – se refiere a las lesiones, mutilaciones y deformidades de carácter definitivo, causados ​​por accidentes o enfermedades profesionales, sin convertirse en una incapacidad permanente, provocar la reducción o alteración de la integridad física y aparecen figura en el anexo a la aplicación de disposiciones de esa escala de la ley. parece lógico en este caso, la exclusión, como el síndrome de fatiga crónica o FM no se derivan de sus profesionales y por lo general no son sólo las lesiones, deformidades o mutilaciones.

Tampoco están en la tabla de enfermedades profesionales, aprobado por RD 1299/2006, 10-11 – EDL 2006/311531 – aunque algunas de las sustancias que pueden causar este tipo de dolencias sí lo son. Por ejemplo, STSJ de Cataluña 01/10/2000 – EDJ 2000/1923 – decidió la exclusión de la lista anterior en un curso marcado por su singularidad: se trataba de un trabajador que realiza un viaje a Miami en nombre de la empresa durante el cual contraído una enfermedad, la borreliosis, una de cuyas consecuencias fue la fibromialgia postinfecciosa. Sin embargo, se reconoce la existencia de una lesión y enfermedades ocupacionales de trabajo.

La patología común de FM o SFC, salvo que se demuestre lo contrario apoyó en términos generales. A continuación, debe justificar la existencia de una lesión y enfermedades ocupacionales de trabajo, pero no es una tarea fácil, ya que el trabajo debe ser el único desencadenante de la enfermedad. En relación con el virus de Epstein-Barr, incluso si puede ser considerada como una de las causas que también pueden ser adquiridos a través de la saliva, se admiten negar la calificación profesional de la SFC, en ausencia de una causa exclusiva (STSJ Cataluña 29-12 – 2004 – EDJ 2004/243659 -).

Motivado por la loable tarea de algunos grupos, como la Ronda colectiva en Cataluña, que ha generado la casuística significativa en los casos relacionados con organofosfatos, que describe como accidentes derivados. Se argumenta que tanto síndrome de sensibilidad química múltiple, tales como CFS son dos patologías que surgen de exposición de los trabajadores a sustancias tóxicas, tales como insecticidas y productos de limpieza (para todos, STSJ Cataluña 27/01/2010 químicos – EDJ 2010 / 55366-).

Las exclusiones más injustas, sin embargo, que corresponde a la escala de la no – las prestaciones contributivas. Aunque se afirma en la introducción del anexo 1 del RD 1971/1999, 23-12, el procedimiento para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de discapacidad – EDL 1999 / 64271- la Clasificación Internacional de Enfermedades y el SFC como sigue FM estaban dentro de ella, anexo 1.A no incluido. una ausencia de este tipo requiere la evaluación de estas patologías como síntomas constituyen en sí dolencias autónoma y planificada (artrosis, limitaciones, problemas digestivos mentales, por ejemplo). El uso de la tabla de valores combinados, incluso cuando se aplican los factores sociales complementarios, ni pueden exceder de 45% o 50% de discapacidad en la mayoría de los casos, lo que es insuficiente para lograr una discapacidad no contributiva exigiendo 65%.

Esta es una importante deficiencia que debe integrarse lo más pronto posible, ya que consiste en factor importante de discriminación para los pacientes que sufren de este tipo de dolencias.

III. El contraste con la definición del artículo 136 LGSS incapacidad – EDL 1994/16443 –

Otro inconveniente surge de la misma definición de discapacidad contenida en el art. 136 LGSS – EDL 1994/16443 -. 1: En el contributivo es el estado del trabajador incapacidad permanente que, después de haber sido sometidos al tratamiento prescrito y ser médicamente descargada, tiene serias, debe determinarse objetivamente y esperado reducciones anatómicas o funcionales finales que disminuyen o anulan su capacidad de trabajo.

Sin embargo, estas enfermedades se han considerado siempre difícil, si no imposible, objetivación, dado su carácter sintomático, pura subjetividad del dolor y la incapacidad de identificar a través de pruebas de laboratorio o radiológicos. Justificó esta realidad una actitud de desconfianza en todas las instituciones, administrativa y judicial, en contra de los beneficiarios, muchos simuladores calificados y también explicó que la protección de las reclamaciones fraudulentas de la Seguridad Social en relación con los tiempos.

La presión de los afectados y social importancia de FM y SFC, así como la existencia de nuevos métodos científicos, que incluso permiten la medición del dolor, ha justificado una arrumbamiento progresiva y gradual de los prejuicios. Tal vez incluso un diagnóstico tardío ha sucedido para precipitar el caso, por ejemplo, la FM, que a veces conduce a un sobrediagnóstico y calificar como sufriendo de esta condición a muchas personas con dolor crónico pero que no cumple los criterios para ello.

Todas estas circunstancias justifican también criterios obsoletos se revisan y se utilizan nuevos argumentos. Algunos más difícil de entender, ya que son juegos dialécticos quizá sutiles como el que, desde la exigencia legal comentó: “capaz de determinación objetiva”, se reconoce la imposibilidad actual de objetivación, pero, sin embargo, admite la posibilidad de la determinación. Otros tal vez más compresible en el sentido de entender que la ley requiere dicha objetivación pero no fija el medio a través del cual se puede obtener. La obligación legal es la posibilidad de determinación objetiva, tal objetivación tiene que ser acreditado a través de un diagnóstico puramente clínica.

IV. Objetivación de estas enfermedades. Contribución y valoración de la opinión de expertos

Objetivación debe hacerse a través de la prestación de los informes médicos pertinentes. historial médico es por lo general más amplia en el caso del síndrome de fatiga crónica en FM, si en este último caso, hay muchos casos en los que el experto comienza a tomar forma a través de argumentos instado y el favorito de ir a la atención médica primaria cuando se trata de demandar en los tribunales.

Debe ser siempre, por supuesto, los especialistas del informe: un reumatólogo en el caso de FM y un internista en el curso del SFC. Son especialistas, sin embargo, debido a que no corresponden a diagnosticar la enfermedad, los médicos de atención primaria y especialistas en la evaluación del daño corporal. También debe proporcionar los informes de las correspondientes unidades de dolor, en el caso de tener que recurrir a ellos.

El experto es ser honesto, por supuesto, que es el requisito mínimo derivada ética profesional y que no merece más comentarios. Sino también, y esto es especialmente importante y no se presume, debe quedar claro. Hay buenos expertos clínicos que son expertos malas y clínicos que están mal, por lo que los requisitos ideales para esta prueba pasarían por una buena clínica y también un buen experto. Será cuando actúa precisamente lo que ocurre con el desarrollo de un experto que un mero informe médico de su compañero, lleno de tecnicismos, pero un informe médico verdadero trabajo que analiza las dolencias desde la perspectiva funcional y en un lenguaje comprensible, dirigida a un profano en medicina, el último destinatario, que es el juez. Son, sin embargo, muchos informes, excesiva, estereotipados,

El informe del experto también debe ser ratificada en la corte porque si no lo hace, es sólo un certificado médico que no permite el debate y la contradicción. En este punto, el profesional debe ser modesto, evitando una batalla de egos (el médico y el juez situación frecuente), lo que no significa tampoco sea de poco ánimo ni inseguro al responder a las preguntas de las partes o el mismo juez.

También es deseable la presencia del beneficiario, ya que a veces una importancia especial al propio reconocimiento judicial, manifestación cumplido del principio de inmediatez que aunque no es una prueba definitiva en este tipo de enfermedad, puede contribuir poderosamente a la convicción se concede quién lo hará decidir sobre una situación incapacitante y su significado. El juez también debe determinar si se diga la verdad, la sinceridad de las palabras

Por supuesto, esto es gratis en la evaluación de expertos mínimamente siempre que justifique el sentido de la elección. También puede ir a la evidencia forense en general, no tiene gran importancia en estos casos, por tres razones principales. El primero es su singularidad, ya que sólo vienen a ella cuando se aprecian grandes contradicciones. En segundo lugar, por lo general hay ninguna forense asignado específicamente a la jurisdicción social. En tercer lugar, no su juicio será especialmente cualificado porque no son especialistas en este tipo de enfermedad, independientemente de si la objetividad que tales informes destilan, derivado de la condición de funcionarios públicos y la imparcialidad aprecian que el estado tal, confiere.

Por lo general, la preferencia por el informe del EVI también existe en este tipo de dolencias, lo que justifica que ya en la súplica, la revisión de los hechos probados de la sentencia, y que está sujeta en la mayoría de los casos de éxito de la apelación, sólo puede aceptarse cuando la evidencia ofrecida tales revisorios efectos tienen mayor experiencia científica o especialización que el experto elegido por el magistrado.

Sería que la derivada de los servicios especializados de la medicina pública o privada, pero también siempre traen causa mayor rigor, detalle técnico, con medios, por ejemplo, de tercera generación. Por lo tanto, parece inevitable que los que pueden acceder a estos experto cualificado, porque tienen medios económicos, tienen una ventaja adicional innegable sobre los que han ido a los servicios especializados, pero la medicina pública (Clínica, Vall d’Hebron). En este último caso habrá, como es lógico, demora razonable u otras servidumbres inevitables como inherentes a los servicios públicos.

V. Los criterios restrictivos utilizados por las empresas de gestión y mutuas. La respuesta judicial

El último de los factores que ha afectado negativamente en el reconocimiento de la naturaleza debilitante de estas enfermedades es el enfoque restrictivo utilizado por empresas de gestión y mutuas.

Sirve de guía muestra de valoración de incapacidad para médicos de atención primaria, documento que nace de la colaboración entre la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo (ENMT), el Instituto de Salud Carlos III y el INSS (.is www.seg-social). Al evaluar las limitaciones que sufren los pacientes diagnosticados con fibromialgia, apoya, por ejemplo, que el único instrumento validado está suficientemente llama FIQ aunque puede ser demasiado subjetivo cuando se utiliza en la evaluación de la mano de obra, por lo que el número de puntos sensibles que no es un criterio de la gravedad, sólo un criterio de diagnóstico.

Pero lo importante es que separa la gravedad de la FM de la utilización de analgésicos o dosis recibida por el paciente. También se considera intrascendente para la evolución cronicidad en que incluso la concesión de una pensión de invalidez parece mejorar los resultados de estos pacientes, y también descartó la presencia de una patología psiquiátrica asociada al tipo de enfermedad.

Denegado desactivación de situación, excepto en casos excepcionales en los síntomas dolorosos producen un deterioro general, y en general sólo se subsidiaria de incapacidad temporal, que debe mantenerse en los pacientes de fase aguda.

La tendencia aparecido en mutua también tiene este contenido restrictivo. Cuando se trata de la incapacidad temporal, recomendar que la duración lo más corta posible. Sea extremadamente cuidadoso si hay un contexto médico-legal (tráfico, solicitud de discapacidad, etc.) que el trabajador puede recomendar la extensión de la baja. manual publicado por los tiempos estándar INSS utiliza y establece una duración media de catorce días, el tiempo necesario para descartar otras enfermedades.

La justificación de que la baja no estiramiento se disculpa por cualquier inconveniente que pueda dar lugar a una situación prolongada como una mayor conciencia del dolor, la sensación de aislamiento, falta de autoestima, con la pérdida de la autoestima que esto conlleva, así como los problemas económicos que pueden conducir a una menor disposición o dificultades que pueden surgir cuando se presenta la reincorporación. Todo en un contexto estadístico casos aumentó de manera espectacular en los últimos años y casi siempre en trabajos que tienen poco o nada gratificante.

equipos de evaluación de la intervención se soluciona lógicamente después de una propuesta de rechazo. A veces con un signo de interrogación incluido en la opinión propia, que genera más confusión acerca de la realidad y el alcance de estas enfermedades.

Marinado a veces una actitud restrictiva con los eventos improbables que trascienden esa evaluación, como ocurrió en Vigo en 2008, cuando, entre otros argumentos, reprendió a una dama su apariencia, su cabello, maquillaje, con los complementos, no era la propia de los pacientes con estas enfermedades, que implícitamente también fue utilizado como argumento rechazado.

El recurso de reposición posterior se desestimó en el 90% de los casos, por lo que la única opción que queda abierta, el papel de los jueces socialmente si, tenga en cuenta cada vez más la demanda hecha. El carácter extraordinario de la recurso de reposición favorece generalmente confirmar la sentencia de primera instancia.

Cuando los estados son desestimatorios, además de la falta de suficiente gravedad, las motivaciones son tradicionales y en referencia: básicamente la falta de objetivación de este tipo de dolencias (sólo datos clínicos) la subjetividad del dolor y de la similitud de los síntomas con los que son típicos de otras enfermedades .

Algunos criterios profesionales cualificados (Dr. J. Fernández-Sola, coordinador de la Clínica de fatiga crónica Rev Esp Reumatol 2004; 31: … 535-7.- vol.31 nº 10) cuestionarían sin embargo, la eficacia de este tipo de criterios con respecto SFC. Como se ha dicho, la falta de un marcador analítica o bioquímica específica se pensó inicialmente que los criterios basados ​​únicamente en los datos clínicos y, por lo tanto, relativamente subjetiva, no serán útiles para el diagnóstico. Pero se trata de una postura superar si (Fukuda) la presencia y características de la fatiga y otros síntomas asociados (fiebre, trastornos del sueño, cambios de humor, etc.) se valoran. En este caso también la prevención de las causas de exclusión utilizar los mismos criterios establecidos (enfermedades mentales orgánicos o anteriores asociados a la fatiga o la obesidad mórbida).

En última instancia, la asimilación de esta realidad médica y social, abogados y jueces determinará el éxito de las reivindicaciones. También otras enfermedades incipiente reconocimiento, y en relación con analizada aquí, tales como el síndrome químico múltiple o electrohipersensibilidad no seguir siendo considerando manera caricaturesca, como he llegado a leer (excusa el nombramiento para que pueda tener peyorativa), similar a la posesión demoníaca o licantropía dolencias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *